Elegir un restaurante francés para comer, suele ser sinónimo de sofisticación y buen gusto, ya que la gastronomía francesa está considerada una de las mejores del mundo.

En España podemos encontrar numerosos restaurantes franceses, sobre todo en las grandes ciudades, que se caracterizan, en general, por su alta calidad, aunque también hay que señalar que los precios suelen ser elevados, aunque acordes con lo que se está ofreciendo al cliente.

Para empezar, hay que saber que en un restaurante francés siempre se comerá con vino, ya que poseen algunos excelentes.

En sus platos disfrutaremos de muchas salsas,, algunas muy elaboradas y reconocidas mundialmente. También los quesos son parte fundamental de la dieta, así como su estupendo pan.

Las ensaladas que ofrecen los restaurantes franceses suelen ser de las mejores del mundo, tras lo que será posible degustar buenos mariscos, ternera “charolais”, caracoles, pato y ganso marinados con compota de ciruelas, pasas o trufas, su inigualable foie gras, estofado de col, arvejas, cerdo, ahumados de anguilas y truchas, crêpes, ostras, carnes ahumadas, pollo “bresse”.

La repostería francesa también es un referente mundial y nos ofrece todo tipo de tartas y cremas insuperables.

Ya hemos dicho que el vino es muy importante, pero no podemos irnos de un restaurante francés sin probar algunos de sus famosos licores como el Armagnac, el Cointreau o el Calvados.

En general, acudir a comer a un restaurante francés resulta todo un acontecimiento y una fiesta para los sentidos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *